Un Viaje desde Marraketch

Desde Marrakech, generalmente, se atraviesa el Atlas por el valle del Tassout con paisajes de gran belleza para finalizar en el oasis de Skoura que se visita al día siguiente. 

 Desde allí, durante unos cuantos días, a lo largo del palmeral más grande del África occidental, el del valle del Draa, y siguiendo las antiguas rutas caravaneras, se recorre el oasis y el desierto para llegar hasta las zonas de dunas del erg Lihudi o continuando por caminos, hasta los grandes mares de arena del erg Chegaga.

El regreso desde el desierto se hace cruzando nuevamente el Atlas pero en esta ocasión por el valle del Ounila y Telouet(territorio Glaoui) atravesando el puerto del Tichka para llegar nuevamente a Marrakech.

Los hoteles los elegiremos siempre exclusivos, con pocas habitaciones, muy buena cocina y situados en parajes de gran belleza. Si se desea, se podrá dormir una noche en haymas entre las dunas y disfrutar de un tranquilo paseo por las dunas a lomos de los camellos.

 Por el Anti Atlas, a veces nos veremos obligados a pernoctar en albergues pero con ducha y baño en la habitación.

Los recorridos se hacen por lugares fuera de los circuitos turísticos habituales permitiendo al viajero ver un Marruecos todavía virgen, visitando pueblos de adobe medio abandonados, visitando kasbahs de las mil y una noches  sin ver otros turistas.

El viaje se realizará habitualmente en vehículos todo terreno ya que en muchas ocasiones se deberá circular por pistas o caminos para llegar a ver lugares fantásticos o recorrer zonas arenosas en el desierto lleno de dunas.

Recorreremos andando calles subterráneas de pueblos bereberes hechos de adobe, en los que la gente vive todavía de forma ancestral como hace trescientos años y donde parece que el tiempo se detuvo. A pesar de su gran atractivo no ha llegado el turismo hasta ellos quizá por su difícil acceso y que no están situados en los mapas.

Un viaje de ensueño, exclusivo para ti, Contáctanos para mas información.